Aprueban reformas a la Ley Orgánica del Poder Legislativo sobre uso de tribuna y voto de calidad

*Los legisladores que pertenecen a una comunidad indígena podrán hacer uso de la palabra en tribuna en su lengua originaria

Chilpancingo de los Bravo, Gro., 13 de Octubre de 2019.- Con las reformas a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, los legisladores que pertenecen a una comunidad indígena podrán hacer uso de la palabra en tribuna en su lengua originaria, cuando presenten alguna iniciativa de ley o decreto.

En el dictamen de la Comisión de Estudios Constitucionales y Jurídicos se indica que la lengua materna es una fuente esencial de lo que nos identifica y dignifica como seres humanos.

Agrega que al preservarse una lengua, se salvaguarda también la cultura, el conocimiento y su íntima relación con la naturaleza, y por consiguiente se enriquece el conocimiento humano acumulado por miles de años.

En ese sentido, los diputados de la Comisión dictaminadora consideraron que debe reconocerse como un derecho de los diputados que tengan un origen indígena, hablar en su lengua originaria cuando intervienen en tribuna para la presentación de iniciativas o propuestas de puntos de acuerdo.

La iniciativa aprobada fue presentada por la diputada Leticia Mosso Hernández, del Partido del Trabajo.

Voto de calidad

Los diputados aprobaron también reformar los artículos 193 y 194 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo para dotar a los presidentes de las comisiones ordinarias de la atribución conocida como “voto de calidad”, para que sea aplicable en el supuesto de acontecer una decisión dividida por el empate.

Al fundamentar el dictamen, el diputado Jesús Villanueva Vega aseguró que es necesaria esta reforma porque sin este mecanismo, las discusiones al interior de las comisiones pueden tornarse inacabadas o permanentes, por la falta de la figura de voto de calidad o ponderado.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima