Recortes al campo y turismo aumentarán violencia

Editorial

El hacinamiento, la pobreza, la falta de trabajo y la desigualdad de clases que muestran algunas zonas de Guerrero son los factores que, aunados a los fenómenos climatológicos actuales, evidencian qué tan desorganizados y corruptos somos los mexicanos. Las peleas por los territorios entre grupos de la delincuencia organizadas y la complicidad de autoridades municipales en la Zona Norte comprueban estos supuestos. No sabemos si el Gobierno actual de Andrés Manuel López Obrador se ha dado cuenta que, con la reducción al presupuesto del campo y al turismo, están aumentando los focos rojos de violencia en una zona tan peligrosa y marginada como es el Estado de Guerrero. Ojalá que cuando pase la emergencia por las lluvias, se rehabilite en su totalidad la Autopista del Sol, que siempre ha tenido fallas y ahora muchas más ante tantas lluvias. Lo anterior, porque estamos a menos de tres meses de las vacaciones decembrinas de fin de año, las cuales representan una de las mejores derramas económicas para nuestra entidad, pero sobre todo para el puerto de Acapulco que espera recibir la visita de miles de turistas para reactivar la tan golpeada economía turística y aminorar así la violencia.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima