Culiacán necesita de sus legisladores

Editorial

Fue muy resaltado en los medios de comunicación que cuando ocurrieron los atentados de las Torres Gemelas en EUA, el entonces senador Eduard Kennedy, se avocó en cuerpo y alma a darles apoyo y ayuda a las víctimas de su estado, Massachusetts; habló por teléfono con todas y cada una de los centenares de familias y estuvo al pendiente que recibieran atención. Pero en la emergencia que está viviendo Culiacán Sinaloa, los diputados federales y senadores no han hecho nada, ya no digamos servido y atendido a sus representados con la entrega del Senador (con mayúscula) Kennedy, estos legisladores, de minúscula, ni siquiera se han asomado y embarrado de pólvora los zapatos para tomarse la foto y salir en la prensa. En México, nuestra clase política se representa a sí misma, como lo vimos exactamente hace 34 (1985) y dos años (2017) cuando la tierra tembló y la sociedad civil tuvo que tomar el control, como lo vemos ahora que la “guerra” que se desata en Culiacán y los políticos piensan más en sus beneficios mediáticos y en las pingües ganancias que se llevarán en sus alforjas tras las negociaciones con los delincuentes.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima