LA DIVERSIÓN

Texto enviado por Alfredo Bustos Ruiz de la Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora “El Buen Pastor”.

Ubicada en 16 de Septiembre N° 27, en el Centro de Chilpancingo, Gro.

El matemático y filósofo Blaise Pascal escribió: «Lo único que nos consuela de nuestras miserias es la diversión, y sin embargo es la mayor de nuestras miserias. Esto nos impide especialmente pensar en nosotros, y hace que el tiempo pase de forma imperceptible. Sin la diversión nos aburriríamos, y esto nos motivaría a buscar una forma más seria de salir de la situación. Pero la diversión nos distrae y nos conduce poco a poco a la muerte».

¡Cuántas distracciones y actividades se proponen hoy en día! El mundo es un gran patio de recreo donde cada uno busca lo que más responde a sus deseos. Nos apasionamos por un tema, luego nos aburre, buscamos otra cosa, y así sucesivamente. ¿Por qué esta actividad febril que va en aumento? Porque el hombre vive sin Dios y busca su propia satisfacción en lo que el mundo puede ofrecer. Se agita para obtenerlo, busca la diversión, y esto le impide pensar en Dios y ver su estado a la luz divina. ¡Su atención se desvía de lo fundamental!

Sin embargo Dios nos pide que estemos preparados para ir a su encuentro (Amós 4.12). Entonces, tomémonos el tiempo para hacer el balance con Él. Detengámonos para escuchar lo que quiere decirnos: “Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia a todos los hombres en todos los  lugares, que se arrepientan” (Hechos 17.30), porque todos pecaron. También ofrece el único medio para salvarnos: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16.31).

 

 

Ni seáis honradores de ídolos, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantaron a jugar.

1 Corintios 10.7

Mas espera tú un poco para que te declare la palabra de Dios.

1 Samuel 9.27

 

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima